miércoles, 24 de julio de 2013

La Economía en Cenes de la Vega


En un principio, el trabajo y la tierra era la ocupación de la mayoría de los españoles. La Vega y el cultivo de la misma fue la principal actividad económica desde la fundación del municipio, pero con el tiempo ha ido decreciendo en función de las nuevas fuentes de crecimiento económico, la construcción y los servicios.

Hasta mediados del siglo XX, el municipio se dedicaba exclusivamente a la agricultura. Había mucha miseria. La gente vivía del campo y del ganado. De siempre ha habido huertas de hortalizas, tomates, pimientos, ... y frutas como las cerezas. Se intentaba vender las cerezas en la plaza del Mercado de Abastos en Granada, lo llevaban los transportistas del pueblo en carros (Antonio Garcia Pinel, Rafael Rodriguez Balderas alias el Pavo, Antonio Esperidon Martin). También existían huertas de nardos y crisantemos.

A los propietarios de fincas rústicas, que unos meses después de terminada la zafra, acudían a la oficina del contratista a liquidar lo que valió el fruto de su cosecha, no así a los jornaleros, que, pasada la campaña o temporada, debían de buscarse la vida en la plaza pública o en la taberna, si no había trabajo.

El de la leña, se ocupaba en ganarse el pan transportando a lomos de un borrico, o en el suyo propio, ramas de pino o ripios de almendro u otro tipo de árbol que encontraba ocasionalmente, que le regalaran o que comprara para revender.

Existían pequeñas tiendas que se llamaban de vinagre o aceite y que por aquellos años tomaban la denominación de ultramarinos y donde se fiaba o se usaba el trueque.

También estaba la silueta diaria del cartero, que pasaba horas al paso monótono de la caballería que subía pendientes y bajaba cuentas.

Los ventorros y ventorrillos de los que ya casi nos queda solamente la historia o el nombre. Allí, los arrieros reponían fuerzas, las más de las veces se solicitaba un plato caliente de lo que la posadera tuviera a mano sacado de la olla o de la sartén. Por allí también pasaban los transeúntes, que dejaban en el aire o en los oídos de la ventera, la última o la más estridente noticia que corría por entonces.

Todo el mundo tenía cerdos, gallinas, cabras, ovejas y vacas, y el estiercol de los animales lo usaban como abono para el campo. Cuando se secaba un cerezo, el tronco se lo llevaba el dueño de la finca y los trabajadores aprovechaban las ramas.

En Calle Abajo existía una Hermandad de Labradores y Ganaderos, donde se organizaba las partidas de trabajadores que iban a trabajar al campo. En 1961 la Hermandad de labradores y ganaderos estaba en la Barranco de Alborox. Luego pasó al edificio que antiguamente era la cárcel y que actualmente ocupa la sede de Cáritas en la calle Real. Más tarde, en la década de los 80, la Cámara Agraria se encontraba en el Ayuntamiento de Cenes de la Vega.

El ganado predominante era el ganado lanar, aunque también se criaban cabras y vacas.

Por Cenes de la Vega pasaba un Camino Real, por donde circulaban los Toros de Pelayo, persona muy influyente en aquella época en Granada, ya que cuando pasaba su ganado, todo se paralizaba en el pueblo.

En la década de los sesenta empiezan las corridas de cerezas, donde se subastaban las cerezas y se las llevaba el mejor postor.

También en la década de los 50 a 70 era típico la venta ambulante en la que venían con una motocarro cargados de artículos de todo tipo: medias, sábanas, manteles, ropa, pañuelos, ....

En 1968 aparece una industria de salado de cueros en la Carretera de la Sierra Nevada, justo donde ahora se encuentra el Centro Sociocultural.

Luego, con el boom inmobiliario que comenzó a finales de los sesenta, empezó a vivirse del ladrillo y del sector servicios (taberna , bares y restaurantes). Una de las primeras tabernas fue el Ventorrillo, frente al edificio Las Mimbres. Cuando venía la gente a vender las mercancías en los carros, hacían parada en la taberna a descansar y a tomarse un vinillo, ya que se consideraba el centro neurálgico del municipio.

“El que va a un entierro y no bebe vino, es porque la suya viene de camino”

Luego fueron apareciendo otras ventas como el Bar Asadero de Pollos Carlillos, Venta de los Rosales, luego apareció el Asadero, el Restaurante Don Gonzalo, Ruta del Veleta, ....

“Vamos a las Venta de los Rosales, que allí nos espera Ernesto (dueño de la venta) y Palomares”.

La ciudad se ha estructurado en torno a la Carretera de la Sierra. Entorno a ella, se han engendrado los nuevos usos industriales, comerciales, turísticos, hosteleros y recreativos.

martes, 23 de julio de 2013

Calle Real en Cenes de la Vega

Es una de las calles más antiguas del pueblo y fue la calle principal hasta que la Avenida Sierra Nevada se convirtió en la calle más importante de Cenes de la Vega. En la Calle Real está la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario. En ella también existen varios negocios (pescaderia, tienda de electricidad,...). Está detrás del Hotel Don Gonzalo. Por ella también se puede acceder a la Plaza de la Iglesia. Empieza en el Ayuntamiento de Cenes de la Vega y atravesando la Avenida de la Constitución llega hasta la Avenida Sierra Nevada.

Por esta calle trascurre la procesión de San Bartolomé en las fiestas del municipio el 24 de agosto y por muchas más de la localidad y también ha sido siempre el lugar de celebración de las carreras de cintas en bicicleta.

Esta calle era la principal calle de Cenes de la Vega. En la antigüedad era el camino por donde se pasaba para ir a los pueblos de Quéntar, Dudar, Pinos Genil, Güejar Sierra ya que no existía la carretera de la Sierra. Antiguamente en ella se encontraban las dependencias municipales, en una vivienda de la familia Uceda Diaz cuya planta baja albergaba una pescadería y en cuya primera planta se encontraba el Ayuntamiento (de 20 metros cuadrados y con poca luz). En dicha calle también se encontraba las oficinas de Correo, frente a las antiguas dependencias municipales y la cárcel, justo en el edificio que antiguamente fue la hermandad de labradores, correo y una pescadería y que ahora ocupa la sede de Cáritas en Cenes de la Vega.

En 1983 se instala la segunda parada de Taxi del municipio, frente a la Iglesia.

Fotografías antiguas de la Calle Real en Cenes de la Vega
Fotos Antiguas de la Calle Real en Cenes de la Vega

Ubicación de la Calle Real en Cenes de la Vega

Ver Calle Real en un mapa más grande

lunes, 22 de julio de 2013

Mamanati


Mamanati (Natividad Ruiz Contreras): persona muy conocida en el pueblo de Cenes de la Vega, con mucho carácter y vitalidad. Se quedó viuda después de la guerra, con siete hijos. Estuvo a punto de ser fusilada en la guerra mientras su marido estaba encarcelado y le perdonaron la vida para que no se quedaran huérfanos sus siete hijos. Trabajaba en el campo y de asistenta en las casas de los más pudientes. Cuando era ya mayor (tendría unos 70 años) hizo una casa al lado de su cueva con sus propias manos.

miércoles, 17 de julio de 2013

La Población en Cenes de la Vega

La historia de Cenes de la Vega ha sido muy poco estudiada, por ello resulta tan poco conocida. Se cuenta que durante la sublevación morisca de las Alpujarras el municipio de Cenes se ve sometido a un profundo proceso repoblador, propiciado por la corona, para estimular la producción de sus tierras y árboles y llenar el vacío de población existente en dicho lugar, ya que sus habitantes vivían en la ciudad de Granada y sólo se desplazaban a Cenes en la época de la cría de la seda.

No podemos precisar el origen de los nuevos pobladores, aunque se reseña en cuatro casos: Castilla, Portugal, Andalucía y del propio Cenes. Se cuenta que hubo una emigración castellana atraída por el reparto de casas y tierras.

Los primeros asentamientos tuvieron lugar en torno a los Barrancos de Cenes, Alborox y del Arco (s. XVI). En todos los casos existen asentamientos en cuevas practicadas en las medias laderas de los barrancos.
El primer censo conocido, en el año 1568 es de 18 vecinos y 30 viviendas aunque se piensa que su población real debió rondar los 150 habitantes.

La población sufre un crecimiento lento durante varios siglos, ya que existía un relativo equilibrio entre las tasas de natalidad y mortalidad.

A comienzos del siglo XX, tras quedar atrás la década de las epidemias de finales del siglo XIX (cólera, viruela, disentería, tuberculosis,...), tras mejorar las condiciones higiénicas-sanitarias y la inmigración, la demografía experimenta una expansión. También contribuyo a dicho aumento la construcción de una red de tranvías, aunque este crecimiento poblacional tuvo más importancia en los municipios del Noroeste de la Vega, Cenes de la Vega también se vió afectada, aunque en menor medida.

En 1920 el incremento poblacional disminuye y la Guerra Civil Española que enlazó con la segunda contienda mundial frenó enormente el desarrollo de la actividad en general y el aumento de la población. En 1939 termina la Guerra Civil Española dejando mucha miseria y no es, a partir de 1940, cuando vuelve a reanudarse la actividad y el crecimiento.

Entre la década de los 60 y 70 se produce una disminución importante de la población, que coincide con la emigración de mano de obra española a Europa. También se produjo un transvase de población del campo a la ciudad, ya que antiguos campesinos se convirtieron en obreros de fábricas o de servicios.

La población resulta desbordada, sobre todo, en los últimos diez años debido al aumento, más que representativo, del asentamiento de población llegada de otros puntos de la provincia. Ésta se ha visto atraída por la cercanía a la capital granadina, el precio de la vivienda y la calidad de vida buscada en entornos rurales.

Destacar que en 1984 la población del municipio era de 1.100 habitantes. Actualmente, la población en nuestro municipio es mayor de 7000 habitantes.

Bibliografía: "El Apeo y Repartimiento de Cenes de la Vega" (Maria del Carmen Calero Palacios)
"Granada Contemporánea. Breve historia" (Gay Armenteros, J.)
"IV La Época Contemporánea. Siglos XIX y XX" (Gay Armenteros J. y Viñes Millet C.)


miércoles, 19 de junio de 2013

Parque Acuático Aquaola en Cenes de la Vega

Foto del Parque Acuático Aquaola en 1990

En 1985 se concede la licencia de obras para la construcción de un parque acuático a Emiliano Rodriguez Carrillo.

El Parque Acuático Aquaola se inauguró en 1986. En sus comienzos ofertaba una piscina de olas, toboganes lentos y rápidos (Mulhacen y Veleta), Baños de Venus, Río Bravo, servicios generales, oficinas, guardarropa, oficina de control, self-service de cuarta categoria, kiosko de refrescos, tienda de souvenirs y zona de aparcamientos.

En 2002 el Parque Acuático renueva sus instalaciones con nuevas atracciones como la ampliación del Río Bravo, con 40 metros más de emoción desembocando en el Lago Iguazú, un Barco Pirata para los más pequeños y la atracción Black Pipe, un tobogán completamente a oscuras por el que se desciende a bordo de grandes flotadores. También se mejoró el acceso al Parque.

Luego se han ido incorporando nuevas atracciones como el Ciclón, que es un tobogán con recorrido en espiral, el Tobogán Tornado y el Eurobungy. Entre las atracciones favoritas por el público se encuentran el Lago Iguazú, el Black Pipe, el Río Bravo, o los Kamikazes.

El Parque Acuático Aquaola está ubicado en el término municipal de Cenes de la Vega, en la ladera de la montaña aprovechando así lo escarpado del paisaje para crear las bajadas de los toboganes. Esta zona antiguamente la llamaban montaña de los Gigantes.

Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com

lunes, 17 de junio de 2013

Antonio Martínez Rodriguez (Cenes de la Vega)

Antonio Martínez Rodríguez, el último espartero de la zona, que presumió de su crianza en un cortijo, nacido en 1928 y que a la sombra de su padre aprendió, como todos en aquellos tiempos, a la búsqueda de esparto y a la elaboración de los múltiples objetos que se precisaban en las viviendas.

Pero el pasar del tiempo, su matrimonio con Ángeles y su posterior trabajo en el SENPA (Servicio Nacional del Trigo) hizo que Antonio se olvidase de esta tarea cotidiana, que de una forma especial se trabajaba en los momentos de descanso.

Antonio fue el único espartero que finalmente trabajaba esta materia en la zona, si bien como decía Antonio, quedan algunos en Quéntar o Güejar Sierra.

Volvió a trabajar el esparto unos años antes de su jubilación. Un día iba en el tren transportando trigo, paró en uno de los pasos a nivel controlado y vio como el guarda estaba trabajando con un poco de esparto el forro de una damajuana. La charla con este hombre y los consejos de él recibidos hicieron que el gusano que estaba dormido despertara, convirtiéndose en su mayor y único trabajo diario, tras su jubilación.

El trabajo y la posterior comercialización no son rentables. La elaboración de los objetos que se hacen con el esparto como pueden ser, el forrado de garrafas de cristal, esterillas para las puertas de las casas, objetos, figuras, soplillos para las candelas, serones para los animales de carga - hoy en el olvido el serón y el burro - espuertas y centenares de objetos de los que estaríamos un buen rato hablando, tienen un coste elevado. La elaboración de los objetos que realizaba fueron para la exposición que tenía en su casa y de vez en cuando regalaba a sus amigos algunas figuras de esparto. También entre sus trabajos estaba la guita.

El esparto, en primer lugar hay que buscarlo y recogerlo durante el mes de septiembre. Llevado a la casa se pone extendido durante unos 20 días para su secado. Una vez seco se sumerge en el agua por otros tantos días para su cocción - así toma un color más dorado y llamativo - se vuelve a secar y posteriormente se maja, es decir, se machaca con mazo de madera para su buen trabajar suavizando así los objetos elaborados.

Antonio realizó en varias ocasiones una exposición de sus trabajos en diferentes momentos y lugares, todas de carácter social o municipal y con Cáritas, para contribuir a recaudar fondos para las campañas contra el Hambre.

Artículo elaborado por Jesús Sánchez Ubric


Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com

viernes, 14 de junio de 2013

El Correo en Cenes de la Vega

A principios del siglo XX existía un conductor de correspondencia que llegaba hasta Quéntar a caballo.

En 1984 la oficina de correos se encontraban en una habitación en frente de las antiguas instalaciones del Ayuntamiento de Cenes de la Vega, en la Calle Real. Tras el cierre de éstas, durante dos años estuvo instalado frente al Hotel Don Gonzalo una caravana que hacía las veces de Oficina de Correo.

A finales de la década de los 1990 se crea la nueva Oficina de Correos en Cenes, en Avenida Sierra Nevada, 62 (Tlfno: 807403040/ Horario: Lunes a Viernes 8:30 a 14:30 horas; Sábados 8:30 a 13 horas).

Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com

jueves, 13 de junio de 2013

San Bartolomé, Patrón de Cenes de la Vega

San Bartolomé, un hombre en el que no hubo ni doblez ni engaño.

San Bartolomé - antes Natanael - Patrón de Cenes de la Vega, de este pueblo que se ha convertido por su privilegiado enclave, en puerta de acceso entre Granada y Sierra Nevada, fue un hombre tan excepcional, que según describen los Evangelios, Jesús de Nazaret, cuando lo llamó para que formara parte de su reducido grupo apostólico dijo de Él las palabras: "He aquí a un israelita en el que no hay ni doblez ni engaño".

A la muerte de su maestro, recorrió la tierra anunciando el evangelio, predicó en los países de la India, en donde murió desollado vivo, por lo que sobre su mano lleva una guadaña u hocino, símbolo de su muerte.

Se le conoce como abogado de las Tormentas y de las parturientas.

Desde que Cenes viene honrando a su patrón, aproximadamente desde la salida de los moriscos de esta arquería cristiana, y siempre según la tradición de nuestros mayores, la protección del santo sobre este valle ha sido total en cuanto a fenómenos tormentosos, pareciendo que su cuerpo cubriera el valle e impidiera que las tormentas causaran daños a las personas, e inclusive daños materiales de grandes proporciones, hechos estos que se desconocen, y que cuando han sucedido han sido benignos.

Cuentan los mayores, que allá por los años de mil ochocientos y ..., debido a la proximidad de la Ermita del patrón con las eras donde los campesinos trillaban las mieles de sus trigos y apilaban la paja de la trilla, un cohete prendió fuego en la parva, produciéndose un incendio que hubo de ser apagado a base de cubos de agua. Los campesinos afectados pidieron al Alcalde que variase las fiestas del Patrón a otra época del año. El alcalde les dijo: "San Bartolomé es invariable, proteger vosotros vuestros granos y pajas con cubos de agua preparados por si llega a ocurrir otro incendio".

Esta devoción de las parturientas por el Patrón de Cenes, es mucho más reciente y tuvo su fervor fuerte desde los años 40 a los 70, siendo ahora más escaso. Todo ello fue motivado e inculcado en las mujeres embarazadas que se ponían antes del parto bajo la protección del santo, porque la única matrona que atendía los pueblos limítrofes de Granada por la medicina pública era devota del santo, y ante la inexistencia de medios y avances médicos su labor y su fe iban unidas de tal forma, que San Bartolomé era la persona que podía interceder ante Jesús por el bien nacer de la criatura.

Artículo de Jesús Sánchez Ubric

Fotos del Patrón de Cenes de la Vega: San Bartolomé



Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com

miércoles, 12 de junio de 2013

Hermanos Pedraza, fundadores del Restaurante Ruta del Veleta

Jose Pedraza nació en Huétor Vega en el 1947. Al igual que sucedió con muchos cocineros, todavía joven, tuvo que abandonar los estudios para empezar a trabajar en la hostelería. Al cabo de un tiempo se trasladó a la Costa del Sol en busca de nuevos horizontes culinarios, y de allí a Mallorca e Ibiza. En 1973 inauguró, como jefe de cocina, el Hotel Bergantín, por el que pasaron numerosas personalidades del mundo de la política, las finanzas, el deporte, etc. Desde sus comienzos ha participado en numerosas jornadas gastronómicas en tan diversos lugares como en El Corte Inglés de Madrid, Segovia, París, Expo´92 de Sevilla, Houston, Viena y, recientemente, ha viajado hasta Tokio y Osaka, ciudad en la que su gastronomía ha tenido un gran éxito.

A menudo está presente como espectador en los concursos de cocina altamente profesionales, para documentarse y estar al día con los acontecimientos de las tendencias gastronómicas en el mundo. Además, siempre que se le requiere, acude a la Escuela de hostelería de Granada para hacer gala de su saber hacer y también da conferencias con regularidad en la prestigiosa Escuela Ribamar de Sevilla. Ha participado como experto de gastronomía en varios cursos de la Escuela de Hostelería de Luis Lezama en Sevilla. A principios de 2011 recibió el galardón “Gorro de oro” por su trayectoria profesional.

Miguel Pedraza nació en Granada en el 1951. Cuando tan sólo tenía 13 años comenzó su afición por la hostelería, lo que le llevó, al igual que a su hermano Jose Pedraza, a abandonar los estudios. Estuvo trabajando en sus inicios en el restaurante de lujo que se inauguró en la antigua Estación de Alsinas Graells Sur. Allí trabajó un año en la bodega, y al año siguiente pasó al restaurante. Posteriormente le ofrecieron trabajar en las Islas Baleares, en el Hotel Hawai, donde empezó como camarero, fue ascendido al año siguiente a Sommelier y más tarde a tercer Maître. De allí pasa al Hotel Bergantín y más tarde al Hotel Nautilus.

En el año 1976, Miguel se decidió a dar el gran paso de hacerse empresario y junto con su hermano José fundó el Restaurante Ruta del Veleta. Es importante destacar su participación en la Expo '92, donde representó a Granada en el pabellón andaluz. Asimismo, su notable actuación en diferentes catas como sommelier y la realización de diversos cursos de Gastronomía en Almuñécar. Es diplomado en Gastronomía, Enología y Nutrición por la Universidad de Granada, y es en la actualidad vocal de la Cámara de Comercio de Granada.

Fotos de los Hermanos Pedraza


Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com

martes, 11 de junio de 2013

Restaurante Ruta del Veleta en Cenes de la Vega

Antiguamente era un pencal de higo-chumbos y justo por debajo pasaba la Acequia. Pertenecía a Paco Vázquez Pardo (Paco el Alpujarreño). Los terrenos fueron comprados por Paco Balderas (Paco el Acequiero) e hizo una taberna. Luego Paco Balderas se lo vendió a los Hermanos Pedraza (Miguel y Jose Pedraza) a principios de los años setenta. Los hermanos Pedraza ampliaron la taberna y poco a poco fue creciendo el edificio y la taberna se convirtió en un restaurante más exclusivo.

El 14 de Febrero de 1976 se inaugura como Restaurante Ruta del Veleta de Cenes de la Vega. El trabajo de toda una vida, la constancia y la ilusión han hecho del restaurante granadino un referente gastronómico en España.

Se convirtió en un lugar privilegiado en el que se podía disfrutar de un ambiente cálido, señorial y regio. En él se puede disfrutar de una cocina creativa e imaginativa, en la que cobran protagonismo los productos típicos de la Tierra. Hay que destacar la espléndida bodega en el sótano del edificio. El interior es clásico-barroco, elegante, refinado, con brocadas puertas y una rica decoración en estilo mudéjar. Formado por diversas dependencias: Salón del Emperador, del Veleta, de la Bodega, de las mil Jarras colgadas del techo, ….

El establecimiento se encuentra en Cenes de la Vega, en la antigua carretera de Sierra Nevada.

José y Miguel Pedraza Velázquez, son un dúo perfecto: José en cocina y Miguel en el comedor y administración.

En 1988 se abrió un nuevo Restaurante en Sierra Nevada y poco después se adentraron en la organización de eventos y celebraciones.

Fotos del Restaurante Ruta del Veleta en Cenes de la Vega



Este artículo está incompleto. Si tienes alguna información sobre este artículo puedes colaborar mandándola a la siguiente dirección de correo electrónico: historiacenesdelavegasigloxx@gmail.com